Abogado de arresto judicial de Maryland

Experto en Ley de Confesiones

Después de que una persona confiesa su culpa, otras pruebas pueden palidecer en comparación. Aún así, incluso después de una confesión clara, el resultado del caso permanece abierto: se producen confesiones que son inutilizables en la corte.  El proyecto de la inocencia, una organización sin fines de lucro dedicada a exonerar a personas condenadas injustamente, descubrió que el 23% de los casos anulados mediante pruebas de ADN incluían una confesión errónea.

La evidencia de que se obtuvo una confesión en circunstancias dudosas puede cambiar radicalmente el futuro de un acusado. Pero la ley de las confesiones rara vez es fácil de aplicar. Los abogados y sus clientes pueden beneficiarse enormemente del conocimiento especializado de las complejidades de las leyes de confesión.

La complejidad inherente a la ley de las confesiones

No existe una ley de confesiones singular, sino un cuerpo de leyes que se perfeccionan constantemente a través de su aplicación en los tribunales. Juntos, protegen a los ciudadanos estadounidenses de la injusticia de una declaración de culpabilidad obtenida indebidamente.

La ley de confesión cubre ampliamente varios temas. Cubre la conducta apropiada de la policía que está recopilando información sobre un delito. Las leyes dictan qué información o atributos personales debe tener un sospechoso para que sus declaraciones se asuman como voluntarias.

A los ciudadanos de los Estados Unidos se les promete lo siguiente en la Declaración de Derechos:

  • La Quinta Enmienda garantiza el debido proceso en el sistema judicial y el derecho al silencio.
  • La Sexta Enmienda incluye el derecho a un abogado durante muchos interrogatorios.

Cuando se niegan estos derechos, cualquier confesión resultante se basa en un terreno legal inestable.

En el famoso caso de Miranda contra Arizona en 1966, la Corte Suprema aportó mucha claridad a los derechos de confesión.
Sin embargo, desde ese caso histórico sobre la custodia policial, la Corte Suprema ha revisado aspectos de la ley de confesión más de 90 veces. Las confesiones son, sin duda, un tema legalmente complicado.

Abogando por los derechos de los acusados

Una confesión tiene un peso considerable en el sistema legal. Los jueces y jurados toman estas declaraciones como poderosos indicadores de culpa, incluso si la declaración se contradice o retracta posteriormente. Por lo tanto, la capacidad de un abogado para descartar confesiones inválidas es una herramienta esencial al defender a los clientes.

Para que cualquier confesión tenga peso en un tribunal de justicia, debe ser voluntaria. Este es el quid de la ley de confesión. Cuando un cliente carece de información sobre sus derechos o está demasiado influenciado por determinadas situaciones, su admisión de culpabilidad no puede ser verdaderamente voluntaria. Innumerables horas de debate legal han examinado la definición exacta de voluntariedad y cómo este concepto se aplica a casos particulares.

Una confesión podría considerarse inutilizable contra el acusado por muchas razones. Las posibilidades van desde lo relativamente sencillo hasta lo ambiguo. Una confesión es inmediatamente sospechosa si sigue directamente a la violencia a manos de los agentes que lo arrestan. Es más difícil precisar el estatus legal de un interrogatorio largo y agotador o la amenaza implícita de violencia.

Muchas situaciones pueden dar lugar a confesiones falsas. Estas razones incluyen:

  • Para escapar de circunstancias amenazantes o inhumanas.
  • En respuesta a las promesas de un resultado positivo
  • Incapacidad cognitiva temporal o continua para comprender la situación.
  • Para ocultar las malas acciones en otro asunto
  • Por la fama y la infamia (más a menudo asociado con casos de alto perfil)

Cualquiera sea el motivo de la confesión, un abogado defensor querrá probar una cosa: al menos un aspecto de la confesión rompió el protocolo legal.

El precio de una falsa confesión

A veces, un cliente le dirá a su abogado que su confesión fue forzada o incorrecta. En otros casos, puede ser el abogado el que descubra que se obtuvo una declaración de manera indebida.

No es posible contar cuántas personas pueden haber sido condenadas por un delito que no cometieron debido a una confesión falsa o obtenida indebidamente. Sin embargo, los datos de exoneración brindan una ventana a estas situaciones aleccionadoras.

En un resumen completo que se remonta a 1989, El Registro Nacional de Exoneraciones enumera más de 300 casos de exoneración en los que se identificó como un factor la confesión falsa. La misma investigación muestra cómo las confesiones falsas se asocian con otras desventajas legales. Las personas cuyas vidas han sido dañadas por una condena injusta son desproporcionadamente jóvenes y la mayoría pertenecen a minorías raciales.

Anular la confesión de un cliente

Un abogado defensor querrá resolver el caso de su cliente mucho antes de que la exoneración se convierta en la única opción. Cuando comienza un caso o durante una apelación, las confesiones pueden ser impugnadas como otras pruebas. Desafortunadamente, la estrategia adecuada para poner en duda la legalidad de una confesión puede parecer difícil de determinar.

Algunas de las preguntas que un abogado podría necesitar responder en su caso incluyen:

  • ¿Mi cliente comprendió lo suficiente la confesión que firmó?
  • ¿La duración de su interrogatorio cruzó una línea legal?
  • ¿Mi cliente fue interrogado sin la presencia de un abogado o la declaración de culpabilidad se hizo en un momento en el que no se aplicaba el derecho a la asistencia jurídica?
  • Las confesiones similares a las de mi cliente solo se anulan en algunos casos: ¿cómo me aseguro de que el caso de mi cliente salga bien?

Para desenredar las leyes de confesión que se aplican a un caso particular, vale la pena consultar con un experto. Este tercero puede ofrecer un conocimiento detallado tanto de la ley tal como está redactada como de los precedentes establecidos por casos similares. Debido a que la ley de confesión tiene tantos matices, estos ejemplos a menudo son necesarios para convencer a un juez de la invalidez de una confesión.

Orientación sobre la ley de confesión de un experto reconocido a nivel nacional

Incluso los abogados con años de experiencia en defensa criminal pueden encontrarse en una situación desconocida cuando navegan por las complejidades y matices de luchar contra una confesión falsa. Para un caso en el que la confesión de su acusado es clave, consulte con un eminente experto en derecho de confesión, Andrew Jezic.

Jezic aporta una amplia experiencia a la mesa como coautor de Ley de Confesiones de Maryland. Su tratado de 1600 páginas se considera un examen valioso y exhaustivo de las leyes de confesión estadounidenses y tanto los abogados como los tribunales se basan en él como referencia. En sus 17 ediciones, la Ley de Confesiones de Maryland ha sido citada o citada 11 veces por los tribunales de apelación superiores e intermedios de Maryland.

Si usted o su cliente están luchando con una confesión, el Sr. Jezic ofrece consultas individualizadas en cualquier lugar de los Estados Unidos. Trabaje con él para identificar las mejores opciones posibles para su cliente. Cuando la ley de confesión entra en juego, el Sr. Jezic puede asegurarse de que el caso logre un resultado positivo.


    Email

    inquiries@jezicfirm.com

    <font><font>Hoe wij kunnen helpen</font></font>

    En Jezic & Moyse, LLC, nuestro experto en Derecho de las Confesiones, Andrew Jezic, puede ayudarlo a usted oa su cliente con su caso.

    Llámanos de 8 a.m. a medianoche de lunes a viernes
    Fines de semana de 9 a. M. A 9 p. M.

    O complete el formulario para recibir una consulta gratuita y confidencial.

    Ir al Inicio