Mi honor fue despejado

El año pasado fui acusado falsamente de un crimen. Fui a ver a Andrew Jezic e inmediatamente sentí que mi caso estaba en buenas manos. Con la persistencia de un guerrero de la corte, Jezic mostró grandes habilidades para explicar al jurado la injusticia del cargo. Su declaración final fue una obra maestra. El jurado me declaró inocente y mi honor fue absuelto. El Sr. Jezic no solo es un gran abogado, sino también una persona que sabe cómo lidiar con los problemas culturales que involucran un caso legal latino.

Ir al Inicio